LAS PINTAS

"Y así, entre el temor a las grietas y la mezcla de arcillas, feldespato y caolín, se fue instalando una tradición que en la actualidad es una de las once manifestaciones artesanales en Colombia con denominación de origen.

Trazos, colores y pinceladas que reflejan la ruralidad del municipio: hortensias, pompones y pensamientos. El Carmen de Viboral es uno de los centros cerámicos más importantes del país. Sus vajillas multicolores han adornado por muchos años las mesas de Colombia y otros países. La cerámica actual es evidencia de un pasado glorioso y de un presente que se prepara para enfrentar de manera creativa el futuro."

Los cuadernos del barro, El Carmen de Viboral, el jardín llevado a la loza, Ministerio de Cultura, 2014

UN POCO DE HISTORIA

El Carmen, una palabra arábiga que quiere decir huerto o jardín. Así llamaban los Moros de Granada sus quintas y jardines.

"Los hornos se encienden con sus llamas líquidas y dogmáticas, despiertan la visión del infierno, de aquel infierno de cromolitografía licenciosa, los obreros como en los poemas ingleses tienen el rostro ennoblecido con el hollín por halo insólito del incendio. La loza y el pan son hermanos, la harina y la greda no adquieren la sociabilidad sino bajo el fuego. En los cuatos blancos, las obreras que visten de claro pintan la loza. Hay algo de su corazón  en las florecillas que van pintando. Esas florecillas son todo un paisaje sentimental  y dentro de él retoza la raza."

 

Jaime Barrera Parra

HECHAS Y PINTADAS A MANO

Todas las piezas de las vajillas son trabajo 100% colombiano. Pintadas y hechas a mano. Pueden usarse en lavavajillas y microondas. Poseemos certificados muestrarios que indican no presencia de plomo (Pb) y Cadmio (Cd). Apoyemos lo nuestro!